sábado, 12 de mayo de 2018

JOSÉ MARÍA IÑIGO GÓMEZ. PERIODISTA. "IN MEMORIAM". + 05 DE MAYO 2018.


         Bilbao. 04-06-1942.
   + Madrid 05-05-2018.


      "Poco más voy decir, que no se sepa o se haya dicho de nuestro querido Íñigo; personalmente le recordaba, con mucho cariño, de mi época de niño; con esa voz y esa actitud ante la cámara, que hacía que fuera una más de nuestra familia, en esos programas, que presentaba."




"Últimamente le había perdido la pista, ante el maremágnum de programas existentes, aunque alguna vez, le veía o escuchaba en alguna televisión o radio."


 BIOGRAFÍA. 
CORTESÍA "WIKIPEDIA".


José María Íñigo Gómez (BilbaoVizcaya4 de junio de 1942-Madrid5 de mayo de 2018)4​ fue un periodista, locutor, actor, escritor y presentador de televisión español.

Biografía profesional.

Sus primeros contactos con el mundo de la comunicación fueron en su tierra natal, al ser contratado por Radio Bilbao y posteriormente por la cadena COPE. En esa época comienza a escribir en La Gaceta del Norte. Con 18 años ya trabaja en el Servicio de Reportajes Especiales de la Agencia EFE.

Etapa radiofónica.

Poco después se traslada a Londres, desde donde colabora con varios programas musicales de la Cadena SER. A su regreso a España, se instala en Madrid, y colabora con los programas El MusiqueroEl Gran MusicalLos 40 Principales.
Al mismo tiempo, escribe para distintas publicaciones sobre música y otros temas de actualidad como Mundo Joven y El Musiquero.
Era colaborador habitual del programa de Radio Nacional de España No es un día cualquiera.

Primeros años en televisión.

Su debut en TVE se produce en 1968 en el programa de Pedro Olea, codirigido por Iván ZuluetaÚltimo Grito,un espacio que pretendía mostrar las tendencias artísticas y musicales punteras en el momento. Más tarde presentaría el programa musical Ritmo 70, bajo realización de Pilar Miró.

Años de éxito en TVE.

En 1970 estrenaba en el entonces canal UHF el programa de Estudio abierto de entrevistas, reportajes y variedades,5​ que cuando pasó a la primera cadena en 1972 lo lanzó definitivamente al estrellato televisivo y en el que consagró su imagen adornada con unos enormes mostachos. El programa se emitiría hasta 1974 y, en una segunda etapa, entre 1983 y 1985.
Estudio abierto, siguieron otros programas, de corte similar en los que Iñigo alternaba la presentación de actuaciones musicales con las entrevistas a personajes famosos o a ciudadanos desconocidos para el gran público, pero con cosas curiosas que contar o mostrar como Uri Geller, el mentalista. Todos esos espacios lo convirtieron en uno de los rostros más populares en España durante los años setenta: DirectísimoEsta noche...fiestaFantástico.
José María Íñigo en 2012
Tras la llegada de las televisiones privadas, y tras unos años de silencio, José María Íñigo volvió a ponerse delante de una cámara, acompañando a otra veterana del medio, Laura Valenzuela en el programa Las mañanas de Telecinco (1993-1994). Desde entonces, se dejó ver en diferentes programas de cadenas públicas y privadas en presentación de espacios de variedades, concursos o incluso reality shows. Al mismo tiempo, y desde 2000 colaboraba en el programa de Radio Nacional de España No es un día cualquiera.
También participó en el programa de Televisión Española Las mañanas de La 1, con Mariló Montero.
Es de destacar también su revista de turismo y viajes Ganas de viajar.
El 15 de junio de 2011 fue nombrado Padrino del Club Exxpopress de Periodistas de Galicia.[cita requerida]

Eurovisión.

Desde 2011 y hasta 2017 fue el encargado por Televisión Española de comentar el Festival de Eurovisión, tanto para la final como para alguna de las semifinales.

Fallecimiento.

El 5 de mayo de 2018 la periodista de RNE Pepa Fernández dio a conocer la noticia de su fallecimiento6​ tras arrancar No es un día cualquiera, programa que dirige y del cual José María Íñigo era colaborador habitual. El comunicador llevaba dos años en tratamiento contra un cáncer y falleció a las tres de la madrugada.7
Fue incinerado el 6 de mayo de 2018 en el Tanatorio La Paz de Madrid.

Vida personal.

Nació en Bilbao, en la calle de los doctores Carmelo y Gil número 4, siendo hijo de Daniel Íñigo y de Felisa Gómez. Contrajo matrimonio en 1970, en la capilla del Santo Cristo de El Pardo, con la pintora y diseñadora de moda Josette Nahmias,8​ con la que tuvo dos hijos. En segundas nupcias, contrajo matrimonio el 17 de diciembre de 1984 en el Registro Civil de Barcelona con María del Pilar Piniella Merino, con la que de nuevo tuvo otros dos hijos.

Publicaciones.

Publicó más de veinte libros, entre los que figuran La bomba Esther VilarMúsica pop, música folkEnciclopedia de la música 1900-1970Estudio AbiertoMundo FantásticoAhora hablo yo (2004), Cuando éramos jóvenes (2004), 100 españoles y el príncipe (2010), La tele que fuimos (2013), y entre 1998 y 2013, varios libros de viajes por España en colaboración con Antonio Aradillas.
Además editó y dirigió las revistas Viajes y VacacionesVinos y RestauraciónHoteles del siglo XXI y Lo Mejor de Madrid.

Trayectoria en televisión.

Premios y nominaciones.

PremiosAñoCategoríaResultado
Premios ATV2010Trayectoria ProfesionalGanador
Antena de Oro2009TelevisiónGanador
Premios TP de Oro1983Mejor PresentadorGanador
1979Mejor PresentadorGanador
1978Mejor PresentadorGanador
1976Mejor PresentadorGanador
1975Mejor PresentadorGanador
1974Mejor PresentadorGanador
Premio Ondas1971Nacionales de televisión: Mejor presentadorGanador


SU VIDA, EN FOTOS. 
CORTESÍA "EL PAÍS".

José María Íñigo en el 'Último grito', en 1965. Fue el primer programa que presentó en TVE.

El actor francés Alain junto a José María Iñigo en el programa 'Directísimo', en 1975.

El presentador José María Iñigo sujeta una cucharilla durante su entrevista al mentalista Uri Geller (d), en 1975.

José María Iñigo entrevista a la actriz y cantante norteamericana Abbe Lane, en 1976.

José María Íñigo entrevista a Sara Montiel en 'Estudio abierto' en 1976.

El periodista José María Iñigo en un estudio de televisión, en 1981.

José María Íñigo, en la segunda etapa de 'Estudio abierto', programa emitido en TVE en 1982.

José María Íñigo, en 1982.

Laura Valenzuela y José María Íñigo en 'Las mañanas de tele 5', programa emitido en 1993.

El director de cine Álex de la Iglesia (i) durante el rodaje de la película 'Muertos de risa', junto a José María Íñigo, Santiago Segura y el gran Wyoming, en 1998.

José María Íñigo, presentador del concurso de Telecinco Vivo Cantando' en 2003.

José María Íñigo y Florentino Fernández, presentadores del programa de televisión 'El show de Flo', en 2003.

José María Iñigo (i) y Bibi Andersen (d) en una escena de la teleserie '7 Vidas' , en 2004.

Jose Maria Iñigo sujeta un cuadro con su imagen durante una entrevista en Madrid, en 2004.

Jesús Vázquez junto a José María Iñigo, presentadores del concurso ' Supervivientes : Perdidos en el Caribe ', emitido en Telecinco en 2006.

José María Íñigo (c) recibe el premio a su trayectoria profesional durante la gala de la Academia de la Televisión, celebrada en el Auditorio Nacional de Música de Madrid en 2011.

El periodista José María Iñigo, en 2016.


EMOTIVA CARTA DE SU HIJA, PERIODISTA, PILUCA ÍÑIGO, A SU PADRE.



Papá:
”Con que no era grave”, es lo que estará resonando en su interior. De haber sido enterrado, le habría gustado tener esto como epitafio. Pero nunca quiso saber qué pasaba. Solo si el bicho, como él lo llamaba, era bueno o malo.
Su vida fue música y como tal, tomo estas líneas de sus amigos que dicen que: “algo se muere en el alma cuando un amigo se va; y va dejando una huella que no se puede borrar”. Huella que permanece no solo en nosotros, sus familiares, sino en todo un país que ha crecido con su inconfundible figura y voz y que ayer lloró su pérdida.
Pero hablemos en presente, su tiempo. Y dejemos de lamentar su pérdida y de resaltar la tristeza. La ola de cariño que levantó ayer su marcha transforma esa tristeza en alegría, felicidad y sobre todo orgullo. Algo bueno tuvo que hacer. Es más, algo muy bueno para que ayer recibiéramos dos cartas de Palacio, un whatsapp personal de Albert Rivera, una nota del presidente de Gobierno y hasta consiguiera, en esa situación tan delicada, que su petición de tener una plaza con su nombre entrase en los planes de la Comunidad de Madrid. Como siempre dice mi madre: ‘Piluca: es que no sabes quién era tu padre y todo lo que hizo’.
Empezó siendo almohadillero en San Mamés, lector de relatos para un ciego y profesor de francés (cuando no sabía ni decir bonjour) para la Ertzaintza. Aunque no sé si todo lo que nos dijo era verdad o era una manera de incentivarnos a trabajar y demostrarnos que nada llega solo.
”Yo he estudiado periodismo por él”, “yo soy quien soy hoy en día por él”, “tengo el reconocimiento y fama que me precede, gracias a tu padre”. Frases que me repitieron ayer y me siguen repitiendo hoy. “Sin él, no habría llegado a ser quien soy hoy en día”. Y esta también la hago mía. Porque mucho de su poso lo llevo dentro. Me falta el bigote y sus ojos azules pero comparto su curiosidad, inquietud, afán por nuestro idioma y descubrir nuevos. E incluso su estatura que como él siempre dijo: somos bajitos porque la inteligencia, pesa. Él es sin duda la persona más brillante e inteligente que he conocido. Se ha ido sin que le ganara jamás un rosco al Pasapalabra, le pillara con el desconocimiento del significado de alguna palabra en inglés o me enseñara él una aplicación nueva, útil o no, como aquella de “auscultar” un melón con el móvil en el súper para saber si salía dulce o no.
Él guarda un séquito de fieles que, de haber sido predicador, una de las pocas profesiones que le faltó por hacer y, estoy segura, habría reunido a un inmenso número de seguidores, no hay más que ver sus redes sociales, habría hecho de su vida una religión: la Íñigo. La que supuso el momento más visto de la historia de la televisión en España. A ver quién puede decir eso hoy en día, casi 40 años después.
Mis hermanos ayer me decían que sentían alivio porque ya había terminado este viaje. Pero yo seguía queriendo tenerle a mi lado, físicamente digo, porque en la memoria y recuerdo estará siempre; y de alguna manera, creedme que lo hago. Abrazo a mi hermano Dani, el primogénito, para sentir a nuestro aita, Dani ponte de pie para que todos puedan abrazarte cuando se acuerden de papá. Eduardo fue creado a su imagen y semejanza, no hay más que verle; Chemi sigue siendo José María Íñigo, una suerte que le ha abierto muchas más puertas que al resto de hermanos, ¿verdad? O mi madre, ya que detrás de un gran hombre siempre hay una gran mujer, aunque en su caso tuvo dos. Incluso en los silencios, esos que para muchos se antojan incómodos, pero que con él eran reconfortantes. Paco, su hermano y mi tío, puede seguir brindándonoslos. Recuerdo que me dijo una vez, yo he hecho todo un viaje de 500 km de Madrid a Bilbao sin hablar. A lo que respondí “¿ni una palabra?” y me dijo “sí: ¿baño?”. Pararon y reanudaron la marcha.
Pilar Piniella, mujer de José María Íñigo y sus hijos Chema y Piluca, en el entierro de su padre en Madrid.

"Por ahí, he leído, que se va un pedazo de historia de la radio y televisión de España; así te recordaremos, Íñigo............."
Karpov.

No hay comentarios:

Publicar un comentario